Bruxismo: una afección oral “de moda”

El bruxismo es una parafunción oral que consiste en el apretamiento y /o rechinamiento dentario sin objetivo masticatorio. Su origen es multifactorial, pero se le ha dado especial importancia a la sobreexcitación del sistema nervioso central derivada del estrés ligado a nuestro estilo de vida.

Los principales indicadores o signos de esta parafunción se observan a nivel de las superficies masticatorias de los dientes, cara oclusales en los molares y premolares y bordes incisales en los dientes del grupo anterior. En estas áreas anatómicas observaremos las denominadas “facetas de desgaste”, que son aquellas áreas del diente que están sobreafectadas por la abrasión derivada de dicho apretamiento dentario. Otra forma de lesión es la denominada “cúspide invertida”, que se caracteriza por la aparición de hoyos en las zonas anatómicas del diente donde debería haber una cúspide o prominencia.

Como síntomas, el paciente puede referir rigidez matinal en la articulación mandibular ( alivio al bostezar) o sensación de engarrotamiento o dolor facial, originado por la contracción prolongada de los músculos masticatorios, que se extienden desde el borde inferior mandibular hasta la zona supraauricular.

El tratamiento con una férula de descarga, de relajación o tipo Michigan, no hará que el paciente deje de apretar, pero sí que conseguirá minimizar los efectos nocivos subyacentes al apretamiento en todos los niveles:

  1. A nivel dental, se detendrá el avance de las lesiones ocasionadas por el rechinamiento al interponer una superficie más blanda que el esmalte entre amabas arcadas.
  2. A nivel articular, la articulación a nivel global, es decir, las superficies articulares, el menisco y los ligamentos dejarán de estar comprimidos, al evitar que nuestros dientes contacten, por lo que el riesgo de padecer otras patologías articulares más graves se reduce.
  3. A nivel muscular, la tirantez matinal se verá mitigada, ya que los músculos no podrán ejercer su máxima contracción al tener la férula un efecto de “tope”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *