¿LA DIABETES MELLITUS AFECTA A LOS IMPLANTES DENTALES?

La diabetes mellitus (DM) es una enfermedad crónica que se caracteriza por un déficit en la producción o en la actividad de la insulina, que ocasiona una alteración del metabolismo de la glucosa, los lípidos y las proteínas. La importancia de la DM radica en sus múltiples complicaciones macro y microvasculares, cuya prevalencia y severidad depende del grado de control metabólico que proporciona el tratamiento específico.

Hasta la fecha no existen publicaciones a largo plazo que muestren que los individuos con diabetes tienen un riesgo superior de fracaso de los implantes dentales, aunque se contraindica la colocación de implantes a pacientes con una diabetes no controlada.

El diabético puede presentar alteraciones en la cicatrización derivadas por la mala perfusión de los tejidos. Respecto al riesgo de infección, puede afirmarse que el diabético bien controlado no tiene más complicaciones de este tipo que un paciente normal ante una misma intervención. Por el contrario, un diabético mal controlado tiene más riesgo de infección que un paciente sano, y dado los efectos nocivos de ésta, se recomienda instituir una cobertura antibiótica preoperatoria.

Por otro lado hay que minimizar y controlar la ansiedad y posible estrés adicional buscando citas cortas y por la mañana existiendo mayor riesgo de descompensación hipoglicémica durante citas vespertinas o nocturnas.

En definitiva, a excepción de los pacientes con un grado no óptimo de control de la glucemia, la diabetes no representa una contraindicación para la colocación de implantes y las tasas de éxito son iguales a pacientes sanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *