La importancia de reponer dientes ausentes con Implantes dentales

 

¿Por un diente perdido no pasa nada?

Tenemos 32 dientes, 16 arriba y 16 abajo y de su orden y función, dependen la belleza de la sonrisa, la pronunciación y masticación para una alimentación correcta.

Cuando falta un diente se producen muchos cambios:
-La estética se ve alterada, perdemos simetría en las arcadas dentales, la mejilla y el labio se hunden y los dientes se desvían hacia el lado en el que falta la pieza dental. La sonrisa pierde su armonía y belleza.
-La pronunciación de las palabras, que precisan de un apoyo dentario para la lengua, está modificada. Al hablar pueden aparecer silbidos y también escaparse la saliva.
-La digestión puede verse perjudicada ya que los alimentos no se trituran correctamente y el bolo alimenticio no se mezcla con la saliva correctamente.

 

-Cuando nos falta un diente tendemos a masticar por el otro lado. Esto provoca asimetría de función que puede derivar en alteraciones musculares, óseas y articulares; en especial si el paciente es bruxista. Si además es una persona joven, los huesos de la cara y los dientes se desarrollarán más en el lado de mayor función. 

– Además las fuerzas masticatorias no se reparten adecuadamente por lo que los dientes que quedan sufren se desgastan más.

-Los dientes de la arcada contraria al diente ausente crece, se extruye, limitando más tarde la reposición del diente ausente.

Imagen_17
Por todo lo comentado es importante reponer un diente perdido, y cuanto antes mejor ya que con el paso del tiempo el hueso sin dientes se reabsorbe y dificulta la reposición del diente mediante un implante dental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *